Fe y Conciencia de Hábitos – Robert K. Brandzen II

Movida por el deseo, impulsada por la creencia e internalizada por la expectativa, la fe es fuerza. Los niños que aprenden a combinar la fe con la conciencia de los hábitos son bendecidos con grandes ventajas en la vida, capaces de construir conocimiento y sabiduría mundanos sobre una base espiritual más permanente.

Nuestros pensamientos manifiestan nuestro destino
A un nivel elemental, nuestros pensamientos influyen en la elección de palabras, el tono de voz y el lenguaje corporal. Podemos sentirnos dudosos o confiados, confundidos o serenos, oposicionistas o colaborativos. Estas energías mentales pueden influir profundamente en nuestra propia comunicación verbal y no verbal. Luego, las personas nos responden de la misma manera, basándose en sus energías mentales y el impacto que nuestras energías han tenido en ellos, tanto en el momento como en cómo se inclinan a considerarnos en el futuro.

El viaje de la vida está guiado por las energías de nuestra mente. Nuestros pensamientos transmiten fuerzas recíprocas al universo, dictando la progresión de nuestra vida y guiando quiénes somos durante nuestra continua evolución humana. ¿Elegimos pensamientos de esperanza y redención o de consternación y condenación? Con intencionalidad, fe y conciencia de hábitos, perpetuamos nuestra realidad.

Buenos hábitos frente a malos hábitos
Ciertos hábitos tienden a ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida. Otros hábitos tienden a hacernos el flaco favor del autosabotaje. Los niños dependen de sus padres, maestros y hermanos mayores para enseñarles estas diferencias tan importantes. Independientemente de la autoridad educadora, los cuidadores deben iluminar el “camino correcto”, especialmente durante los importantísimos años de formación del niño.

La importancia de la fe
El “camino correcto” está iluminado tanto por la fe temporal en nuestro futuro terrenal como por nuestra fe espiritual en la eternidad. Los principios cristianos no sólo refuerzan los buenos hábitos, sino que también reprenden hábitos que socavan nuestros mejores intereses. Con la confianza de que nuestros espíritus vivirán para siempre, podemos sentirnos más inclinados a tratar a las personas como hermanos y hermanas, fomentando que la buena energía se manifieste tanto en nuestra propia vida como en la de los demás.

La importancia de los padresbold
Al inculcar buenos hábitos, desalentar los malos y equipar a los niños con habilidades para la vida, los padres cariñosos crían a sus hijos e hijas para que vivan vidas plenas con significado y propósito. Cuando a los niños no se les concede un acceso constante a un padre sobresaliente, se ha demostrado estadísticamente que son mucho más vulnerables a los muchos obstáculos de la vida. Estos riesgos pueden minimizarse cuando los hijos de padres inadecuados o ausentes se benefician de una madre sobrehumana que, sin falta, hace todo lo posible para adaptarse al abismo que deja en sus vidas un vacío tan monumental.

Suerte
La suerte no es una fuerza mítica que solo están en deuda con unos pocos; es el residuo del diseño. Se crea a través de una claridad de propósito consciente e intencional, al tomar decisiones que apoyan, en lugar de restar, a nuestros resultados deseados. La buena suerte favorece a quienes llevan una vida alineada con sus esperanzas y sueños. Cada ser humano crea un impacto en su entorno, primero con pensamientos, luego con palabras y finalmente con acciones. Si bien no siempre podemos controlar lo que nos sucede, siempre podemos controlar nuestra respuesta. Con la abundancia de recursos y oportunidades disponibles en el mundo, podemos crear nuestra propia suerte.

Adopte la humildad y rechace el orgullo
Cuando los niños reciben los dones de la fe y la conciencia de los hábitos, están más dispuestos a tener éxito en la vida. Indirectamente, esta propensión al éxito aumenta la susceptibilidad al obstáculo del orgullo, lo que hace que sea mucho más importante que los padres enseñen específicamente la humildad.

Summary
By combining faith with habit awareness, fathers create an outstanding environment for childhood growth and development. One of our most important duties is to help our kids develop the wisdom to choose healthy habits. No matter our faith, the honorable virtues we aspire to teach our children are reinforced by the teachings of The New Testament. Faith helps children of God walk confidently by day and rest easy by night. Spanish theologian, Saint Ignatius, said, “Pray as if everything depends on God, and work as if everything depends on you.”

NOTA: Como asociado de Amazon, Fathers Truly Matter gana por las compras que cumplan los requisitos. La información contenida en este post no debe interpretarse como un consejo psiquiátrico, psicológico o médico específico, sino más bien para ofrecer a los lectores información para comprender mejor la vida y la salud de ellos mismos y de sus hijos. No pretende ser una alternativa al tratamiento profesional ni sustituir los servicios de un médico, psiquiatra o psicoterapeuta.

Mini Cart