Al criar a nuestros hijos, tenemos el deber paterno de inculcarles buenos hábitos para que los lleven de la infancia a la edad adulta. Los buenos hábitos parten del poder de nuestros pensamientos, que nos permiten elegir nuestras actitudes, que trascienden a nuestras palabras y acciones. Día tras día, nuestros pensamientos, palabras y acciones establecen nuestros hábitos, que forman nuestro carácter, que marca el rumbo de nuestro destino.

Mini Cart